Tu salud es tu responsabilidad


La autogestión de la salud es una buena manera de asumir nuestra responsabilidad y de evolucionar. El estado de salud es la situación normal de todo ser vivo, guiado por la gran Inteligencia de la Vida y el resultado es el funcionamiento correcto de nuestro organismo, que depende de un modo de vida en armonía con la Leyes Naturales.

La enfermedad es un modo inarmónico de vivir. Es un acto orgánico caracterizado por la exaltación o remisión de funciones, con tendencia final a la curación o restablecimiento de la armonía. La enfermedad, en consecuencia, no es un acto de azar ni de mala suerte, sino que la hace el organismo. Nosotros creamos nuestras propias enfermedades, tal como enunció Hipócrates: “No hay enfermedades, sino enfermos” La enfermedad no es un mal a combatir, ni tiene como última causa a los microbios o virus.

Pasteur antes de morir dijo:"Claude Bernard tenía razón. El agente no es nada. El terreno lo es todo”. Esto ocurrió, como sabemos, porque Pasteur decía que la enfermedad era provocada por un microbio o agente extraño al organismo, y Claude Bernard sostenía que era provocada por el mal estado del terreno. Sin embargo Pasteur antes de morir reconoció su equivocación. Este reconocimiento de Pasteur demuestra la certeza del enunciado de Hipócrates “No hay enfermedades, sino enfermos”.

Siendo que la VERDAD es que el TERRENO ES TODO, quiere decir con esto, que si respetamos las leyes de La Naturaleza acercándonos a las enseñanzas Hipocráticas; considerando al ser humano en su totalidad, siempre beneficia a todo el organismo y nunca perjudica.

La Naturaleza tiende siempre a regenerarse, y ella misma cura si no hay nada que se lo impida o estorbe. Por tanto, si nos decidimos a vivir de la manera más natural posible, no solo nos recuperaremos de nuestros problemas de salud de una manera rápida y correcta, sino que se evitarán muchos otros problemas de salud. Y desde lo nutricional en particular una alimentación natural sería un medio seguro de prevención de enfermedades porque todas las funciones orgánicas dependen de la calidad de la sangre, la cual es producto de la nutrición general y especialmente la digestión. Una sangre nutrida por alimentos orgánicos de la naturaleza como frutas y verduras, formara una sangre vitalizada y alcalina sin materias ácidas, mientras que una dieta anormal con alimentos envasados, industrializados, chatarra y refinados crean exceso de ácidos en el estómago, originando fermentaciones pútridas en su interior.

El tipo de alimentación que consumimos las personas, tiene mucha relación con la salud mental, ya que como es sabido por todos: “una persona es lo que come”. Actualmente, los malos hábitos alimenticios son muchos, lo que ha ido que los trastornos en la salud física y mental vayan en aumento.

64 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo